Impulsando el liderazgo de las mujeres a través de la inversión con enfoque de género

Por Natalia Wills, Representante de Pro Mujer en México

Sin igualdad de género no es posible lograr un desarrollo sostenible para la humanidad y el planeta, por ello necesitamos redoblar esfuerzos e innovar en mecanismos que aceleren el cierre de las brechas que continúan afectando de manera desproporcional a las mujeres.

La inversión con enfoque de género es una de las formas de poner el pie en el acelerador. Este marco de análisis impulsa el uso del capital, como palanca para la igualdad de género. Uno de los impactos directos que tiene este enfoque es impulsar el liderazgo de mujeres en el sector laboral, pues promueve la canalización de fondos hacia empresas lideradas por mujeres, así como la participación de mujeres en roles directivos, su crecimiento profesional en las estructuras laborales y la adopción de políticas y prácticas favorables para la igualdad dentro de las empresas, como la paridad salarial, igualdad de oportunidades, no discriminación, anti acoso, balance vida – trabajo, etc.

Pro Mujer, por medio de su plataforma integral de servicios financieros, salud, educación y el fortalecimiento de la inversión con enfoque de género a través del Fondo Ilu para el empoderamiento de las mujeres, promueve el liderazgo de las mujeres desde un profundo entendimiento de sus necesidades y ofreciendo una gran plataforma integral de desarrollo profesional.
Desde el inicio de mi carrera hace ya casi 20 años, me he enfocado en desarrollar programas, herramientas y modelos innovadores que contribuyen a la reducción de las desigualdades. En Pro Mujer, he tenido la oportunidad de profundizar en el cierre de brechas de género, mismas que están presentes en todos los ámbitos de la sociedad y ciclo de vida de las mujeres.

Cuando yo ingresé a Pro Mujer en 2018, venía de haber tomado una pausa laboral de un año para dedicarme de lleno a mis hijos. Al reincorporarme pensé que sería difícil poder potenciar mi carrera y estar cerca de mis hijos, sin embargo, en Pro Mujer encontré una empresa que ofrece horarios flexibles y la posibilidad de trabajar desde casa (aún antes de la pandemia), lo que me ha permitido tener un balance de vida laboral y personal, mientras continúo desarrollándome profesionalmente en el tema que más me apasiona: la igualdad de género.

Es un orgullo poder decir que hago parte de un esfuerzo global integrado por varios aliados y líderes del ecosistema para seguir impulsando la inversión con enfoque de género en América Latina, como parte fundamental en la transformación de nuestra región.

Share this post: