EXPANDIENDO EL ACCESO DE SALUD EN ZONAS REMOTAS DE BOLIVIA

El programa de promotoras de salud comunitarias de Pro Mujer busca proporcionar atención de salud preventiva y educativa a comunidades remotas de Bolivia.  

Judith Mita Paredesmiembro de Pro Mujer por más de 20 años, perdió a su padre, hermana y otros familiares debido a enfermedades crónicas como la diabetes. Esto la motivó a convertirse en una Promotora de Salud de Pro Mujer y así poder asesorar a comunidades aledañas de Santa Cruz, una ciudad ubicada al oriente de Bolivia, sobre la prevención de enfermedades y educación sobre hábitos saludables 

Las promotoras son pertenecientes a comunidades en zonas remotas de Bolivia donde el acceso a los servicios médicos es escaso o muchas veces nulo “En lugares lejanos hay poca información de salud… Y con esta [iniciativa] yo quiero enseñar a la gente, al menos charlar y apoyar. A veces necesitan alguien en quien puedan confiar su salud y eso es de mucha ayuda”, comenta Judith 

En América Latina, el 30 % de la población enfrenta obstáculos para recibir atención médica y el porcentaje de mujeres que trabajan en la informalidad es extremadamente alto lo cual implica la carencia de una cobertura de seguridad social, salud o protección. En Bolivia el 83% de las mujeres tiene empleos informales, resultando en menos protección económica y de salud, especialmente en la crisis provocada por el coronavirus. 

A través de capacitaciones y talleres de entrenamiento, mujeres como Judith se convierten en un apoyo fundamental para proporcionar asesoría y atención médica a personas de bajos recursos especialmente durante la pandemia del COVID-19 que ha afectado a millones de personas en el país.   

El grupo inicial de 120 mujeres ha sido clave para promover la prevención y dar seguimiento a casos del COVID-19 y proveer de un servicio de atención médica en estas comunidades. A través del Chatbot Pro Mujer para COVID-19 vía WhatsApp, lograron brindar servicios de asesoría y atención sobre esta enfermedad. Se alcanzaron más de 60,000 personas con mensajes de prevención y educación y se realizaron cerca de 3,000 evaluaciones de riesgo de padecer la enfermedad de acuerdo a los síntomas que se han presentado y el comportamiento que se ha tenido. Aunado a esto, las promotoras lograron proporcionar más de 8.400 consultas en la campaña de Asesora en Línea, de las cuales 600 fueron referidas con trabajadores profesionales de la salud para dar un acompañamiento personalizado. 

El programa de Promotoras de Salud Comunitarias continuará con el fin de alcanzar a más personas con capacitaciones, talleres y acompañamiento para que estas comunidades adquieren hábitos más saludables para la prevención de enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes y la obesidad.  

Yo quiero decirles que la enfermedad se puede prevenir y quiero llevar este mensaje, aconsejarles, que se cuiden, que cuiden lo que comen, que hagan ejercicio y que no se deje, la vida es muy bonita”, agrega Judith.  

Share this post: