Conoce a Mariah Araceli, empresaria argentina que sacó a sus padres adelante

Por 30 años, la misión de Pro Mujer ha sido brindarle las herramientas necesarias, como acceso a salud, educación y micro créditos, a las mujeres de América Latina para que triunfen en sus comunidades.

La primera vez que Mariah Araceli Acosta, una mujer de San Miguel de Tucumán, Argentina, escuchó hablar de Pro Mujer fue en el 2009 cuando su familia se encontraba en una situación económica muy difícil. Su padre había perdido su pensión lo cual era su única entrada económica. Y su madre estaba a punto de perder su negocio.

Mariah tuvo la oportunidad de obtener un crédito con Pro Mujer y pudo comprar mercancía para la tienda de su mamá. Poco a poco empezaron a tener más clientes. Con las ganancias, Mariah decidió abrir su propio negocio, una tienda de comida. Tuvo éxito y pudo construir su propia casa y comprar refrigeradores más modernos y un horno para su negocio.

Como mujer transgénero, Mariah ha sido inspiración para muchos en su comunidad. Cuando el proyecto de ley de identidad de género pasó en Argentina, Mariah decidió cambiar su género en su documento de identificación. Pro Mujer le dio apoyo para hacer los trámites para que su género quedara oficialmente como mujer lo cual hizo que Mariah se sintiera aceptada por la sociedad. Mariah ahora estudia cursos de belleza y sueña con abrir su propia escuela.

“Pro Mujer influyó en que yo me pueda incluir más en la sociedad para que otras personas confíen en mí y no me vean como alguien diferente”

Share this post: