La inclusión financiera para expandir el acceso a la educación en América Latina

Pro Mujer en Bolivia ha expandido su portafolio de productos financieros para que más mujeres puedan acceder a la educación superior.

A raíz de la identificación de esta carencia, La Fundación Pro Mujer IFD en Bolivia lanzó un nuevo producto financiero para hacer los estudios superiores más accesibles a la comunidad boliviana y ayudar a nuestras clientas a cumplir ese sueño de superación. Por medio de un crédito y el acompañamiento a través de una red de empleadores, las mujeres de Bolivia tendrán la oportunidad de prepararse profesionalmente y entrar al mercado laboral una vez terminen sus estudios.

Para el desarrollo y crecimiento socioeconómico de la región, la educación superior ha sido una de las herramientas más significativas. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), las personas que obtienen un título universitario son más propensas a tener una vida mas larga gracias a tener más probabilidades de desarrollo y estabilidad económica, una vida más saludable y de igual manera ejercer liderazgo para brindar mayor servicio comunitario, entre otros beneficios.

Sin embargo, existen barreras para las comunidades más marginadas incluyendo las mujeres de bajos recursos que no pueden acceder a una educación superior y graduarse. Según la UNESCO, solo el 10 % de la población en situación de pobreza logró matricularse a una institución de educación superior comparado con el 77% de la población con mayores recursos.

El crédito, además, está destinado no solo a los estudios, sino también a la compra de insumos necesarios para los mismos, como computadoras, tablets, libros, etc.

“Se gestionarán alianzas estratégicas con entidades educativas de la región, para poder atender de manera integral las necesidades de educación, que permita no solo dar acceso a un financiamiento accesible sino también a contenidos que mejoren las habilidades y la calidad de vida de las mujeres en la región”, resaltó Dayler Mijail Gonzales Subgerente de Crédito Individual en Pro Mujer Bolivia.

De igual manera, el equipo de Innovación Social de la IFD llevó a cabo en el mes de marzo del presente año una investigación para entender las necesidades financieras educativas de nuestras clientas y sus familias. Los datos muestran que un 62.26% está interesado en obtener un crédito de esta naturaleza; de las cuales un 37,37% son clientas que quieren financiar sus estudios y un 52.42% le interesa poder financiar los estudios de sus hijas e hijos. Este estudio sin duda nos ayudó a aterrizar el producto a medida de las necesidades de nuestra clientela. El estudio de necesidades financieras educativas, mencionado anteriormente, señala también que el 36% de las personas encuestadas están interesados en financiar estudios que superan los 3 años de duración y el 32 % necesitan el financiamiento con un valor mayor a 7.000 Bs.

Esta expansión de servicios financieros nos permite acompañar a nuestra clientela desde otro lugar: el crecimiento académico suyo o de su familia y seguir fortaleciendo nuestra misión de empoderar a nuestra clientela para que alcancen su potencial máximo. La independencia económica, las aleja de sufrir posibles situaciones de violencia de género asociadas a violencia económica al menospreciarlas y manipularlas por no tener un sustento económico propio.

Share this post: