Microfinanzas en pandemia: cambio a un modelo virtual en Nicaragua

La pandemia del COVID-19 creó muchos retos para las mujeres en Nicaragua ya que muchas perdieron su trabajo o tuvieron que cerrar sus negocios. De igual forma, Pro Mujer se enfrentó al desafío de poder continuar brindando servicios financieros, de capacitación y de salud de una forma que protegiera a las clientas y el personal de posibles contagios.

De esta manera, decidimos acelerar la digitalización de muchos de nuestros servicios. Pro Mujer adaptó su modelo, basado en la atención personalizada y presencial a uno más digital, donde asesoras de Pro Mujer atienden desde su teléfono móvil a más de 500 clientas.

A través de herramientas digitales, Pro Mujer continua expandiendo el acceso a servicios financieros a mujeres que en su mayoría son de bajos recursos y no tienen una cuenta bancaria que les permita acceder al capital que necesitan para mantener y crecer sus negocios.

Por ejemplo, las mujeres de las bancas comunales de Pro Mujer reciben capacitaciones virtuales de salud preventiva y emprendimiento incluyendo en temas de negocios digitales para explorar oportunidades de negocio y comercializar sus productos.

Asimilar las herramientas digitales ha sido un gran desafío, pero clientas líderes como Valeska Coca, quien recibió un primer préstamo para su taller de manualidades, han sido un apoyo importante para que otras mujeres adultas de la comunidad se adapten a esta nueva realidad.

Otro servicio virtual disponible para clientas es el de la billetera móvil donde pueden acceder a un préstamo desde su celular y pueden realizar diversas transacciones, sin tener que ir de forma presencial o depender del uso de los canales tradicionales.
“Es importante sacarle provecho a la tecnología porque es una forma de adquirir conocimientos de forma más rápida y fácil para generar más confianza” nos comparte Valeska sobre el impacto que ha tenido el acceso a servicios de capacitación virtual en su vida.

Share this post: