Adelante; Juntas podemos

Por Aura Estela Picado, Gerente Rotativa en Nicaragua

El nombre de “Adelante; Juntas Podemos” se debe al primer slogan que tuvo Pro Mujer, del cual ha servido de inspiración para mí, ya que juntas podemos hacer historia. Juntas podemos crecer, nos podemos cuidar, podemos hacer camino al andar, y juntas podemos liderar para transformar vidas.

Es eso exactamente lo que refleja el impacto que Pro Mujer ha tenido en mi vida y en la vida de cientos de miles de mujeres. Para mí, ha sido un orgullo poder ser parte de Pro Mujer como clienta y ahora como gerente en el área de servicios financieros. Gracias a estas oportunidades, logré tomar conciencia del poder que tenemos las mujeres en la toma de decisiones y de la importancia de un acercamiento integral basado en el acceso a la capacitación, la atención médica e inclusión financiera para que una mujer sea exitosa.

El panorama actual en cuanto al acceso a este tipo de herramientas en América Latina para las mujeres es preocupante. Según la Corporación Financiera Internacional, el 75% de pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres en la región no tienen un apoyo financiero adecuado. La mayoría de mujeres continua en el sector informal lo cual implica la falta de acceso a salud y seguridad social, entre otros.

DE CLIENTA A GERENTE DE PRO MUJER

Como estudiante de derecho a los 38 años, conocí a Pro Mujer. Vi la posibilidad de crecimiento y de vivir una vida plena como mujer. Como dueña de una pequeña tienda de ropa interior en mi casa, negocio con el que saqué adelante a mi familia, me convertí en clienta de Pro Mujer y más adelante en presidenta de una de las asociaciones de banca comunal de la organización integrada por 50 mujeres llamada “El Madroño” en honor al árbol nacional de Nicaragua.

Por primera vez reconocí el poder de las mujeres de mi comunidad para independizarnos económicamente, capacitarnos, cuidar de nuestra salud y liderar en diferentes espacios para construir redes de apoyo y seguras para las nuevas generaciones.

De clienta pasé a ser contratada como asesora de crédito e inicié mi carrera en el mundo de las microfinanzas, lo cual me permitió graduarme de Licenciada en derecho. Pro Mujer creyó en mi potencial y me promocionó a Responsable de Crédito, luego Gerente de Sucursal y actualmente Gerente Rotativa.

Al igual que mi historia, he conocido muchas otras historias de clientas de Pro Mujer que con las herramientas que brinda la organización, se han empoderado, han comenzado a estudiar, y a cumplir sus sueños.

Si queremos vivir en una América Latina donde todas y todos puedan cumplir sus sueños, debemos apoyar políticas que tengan una mirada integral e inclusiva.

Share this post: