Reconocimiento a “Mejor Agente de Campo” 2019

Este año, el organismo Whole Planet Foundation premió a Mary Cruz Matute, asesora de Pro Mujer Nicaragua, en la categoría “Mejor Agente de Campo”. Esta es la quinta ocasión que una asesora de Pro Mujer en Nicaragua recibe este reconocimiento.

La historia de Mary Cruz es una muestra de que es posible lograr las metas, cuando se quiere y se pone empeño. Su primer trabajo temporal fue como conserje en la sucursal Masaya de Pro Mujer, y al cabo de los años migró hacia Costa Rica. Regresó a Nicaragua en estado de embarazo y cuando su bebe cumplió tres meses se le presentó la oportunidad para participar en un programa de Pro Mujer llamado “El Semillero”, el cual atrae a clientas o familiares para formarlas como asesoras de banca comunal.

Así es como, desde el 2015, Mary forma parte del equipo de asesoras de banca comunal de Pro Mujer. Su desempeño ha sido tan destacado, que en el 2017 fue electa como sucesora del cargo de responsable de crédito y estuvo en constantes capacitaciones preparándose para en un futuro poder escalar a dicho cargo.

Antes del 19 de abril del 2018, fecha de inicio de la crisis sociopolítica, Mary Cruz gestionaba a 500 clientas y una cartera de más de US $200,000 dólares.

Después de la crisis que atravesó el país, Mary Cruz se valió de su carisma y empatía para defender sus negocios, su record crediticio y su estabilidad económica, junto con las cerca de 500 clientas a las cuales apoyó tenazmente en esta situación adversa.

La sensibilidad del personal de campo ha impactado favorablemente al impartir capacitaciones mensuales en función de la prevención de enfermedades crónicas, educación financiera, género y empoderamiento. Por ejemplo, asesoras como Mary, son un brazo fuerte para convocar a las clientas para participar de talleres contra la violencia, que se imparten con el apoyo de la Fundación Strachan. Estas capacitaciones fueron de gran impacto y altamente valorados por las clientas, pues en un momento de tensión generalizada en el país les permitió liberar el estrés y sufrimiento por tanta violencia vivida.

El ejemplo de perseverancia y deseo de superación de Mary Cruz es inspirador. Las capacitaciones de empoderamiento no solo le han ayudado a sus clientas, también a ella misma para hacerse fuerte e independiente así como cuidar de sí misma. Durante todo este proceso, ha demostrado su fortaleza afrontando el miedo a conducir moto y siendo persistente en sus tareas a pesar de las dificultades económicas. Además, gracias al trabajo que ha mantenido en Pro Mujer ha podido pagar sus estudios universitarios de Contabilidad.