Dina Lopez

Dina con su familia en Masaya Nicaragua
Dina and her family in Masaya, Nicaragua

Si Dina tuviera que describir a Pro Mujer en una palabra, elegiría “transformación.” Dina es gerente del departamento de Masaya para Pro Mujer en Nicaragua, en donde el año pasado Pro Mujer atendió a casi 15,000 mujeres.

Pero el futuro de Dina no fue siempre tan prometedor. De niña, ella cargaba sus útiles escolares en una bolsa de plástico. Su mamá, costurera de oficio, apenas podía alimentar a sus hijos, de modo que comprar mochilas era un imposible.

Cuando llegó el momento de que Dina decidiera entre una carrera universitaria y un trabajo mal pagado en su ciudad, la elección ya la había hecho su madre por ella: Dina iría a la universidad y su madre se mudaría a Costa Rica en busca de oportunidades que le permitirían darle un futuro mejor a sus hijos.

En el 2004, poco después de titularse en administración de empresas, Dina encontró a Pro Mujer. En un año solamente, formó parte de una asociación comunal, fue contratada como reclutadora y eventualmente promovida a asesora de asociación comunal. Nueve años después, Dina lidera todo el departamento de Masaya, el cual abarca dos centros de servicio y desembolsa más de $5 millones en préstamos cada año.

Ser clienta de Pro Mujer fue el “trampolín” que impulsó a Dina hacia adelante. De igual forma, sus colegas dicen que Dina ha sido el impulso que ha llevado a Pro Mujer a un nivel más alto.

De chica, Dina creció en una habitación muy pequeña junto a sus dos hermanos y siempre soñó con tener su propia casa, sin importar el tamaño.

“Mi sueño era tener una casita, aunque fuera chiquitita, aunque fuera un terreno, no importa que fuera de zinc o de tabla, con tal de que fuera nuestra,” dice Dina.Gracias a Dios, conociendo a Pro Mujer hemos logrado el sueño; tenemos no una casita, yo digo una casota comparada con la anterior, y eso me ha ayudado a transformar mi vida…Y gracias a la oportunidad que me dio Pro Mujer, porque no tenía ninguna experiencia, aquí me he venido prácticamente formando.”

Ahora que Dina vive en una casa propia, ella sueña con ser gerente regional de Pro Mujer y con que algún día su hija pequeña sea una profesionista como ella.

“Pro Mujer no solamente ayuda a sus clientes a hacer sus sueños realidad, pero también a su personal,” dice. “Siempre y cuando uno tenga metas, las puede alcanzar.”